• Natsumi Fukuhara

Lo rico vs. lo sano por Ellas dicen

¿Salchipapa con todas las cremas (en abundancia, obvio) 😍 o dieta estricta, paralela a un contador de calorías y cargamontón ilimitado de culpas por una cucharadita de azúcar 😖? La respuesta es ni fu ni fa.


En la vida siempre habrá decisiones que nos ponen entre la espada y la pared. Sucede cuando estamos a punto de elegir qué comprar para cocinar en la semana y… también en otros sentidos (pero concentrémonos en la alimentación 🤣 que entre líneas se entenderá lo otro 😉).


Si has comido frituras durante toda la adolescencia y renegabas cuando tocaban menestras, fruncías el ceño cuando contemplabas las verduras, a todo le metes harinas y ninguneas las fibras… eeeeeeres una persona que sabe de placeres 😇 me incluyo 🙈. Pero tarde o temprano uno tiene que preguntarse… ¿Está bien que elija solo lo que me parece rico porque #YOLO y que no me importen las consecuencias? Un gran filósofo contemporáneo dijo alguna vez: tú eres perfecta sin el 90-60-90 (sí, se llama Camilo 😅). Fuera de bromas, más allá de la estética, se trata de salud. Algo que a veces damos por sentado y no cuidamos hasta que la vida pasa factura…

Comer rico o comer sano: Un dilema de la mayoría

La OMS define la salud como:


«Un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades»


Por supuesto que no soy ninguna embajadora-influencer de wellness, alimentación holística, mindfulness, entre otros… pero sí te puedo contar la true desde mis experiencias 😉.


Somos lo que consumimos. Y eso no solo se siente, también se refleja 🤗


¿Cuántas veces te has dicho a ti misma “adiós para siempre nuggets, los amo con toda mi existencia, pero esto no está funcionando, necesito un tiempo, necesito reconsiderar este vínculo que tenemos, después de tantos años… algo no me cuadra, no se siente bien”? Y después de un par de semanas:


Cambiar nuestros hábitos alimenticios es muy difícil. Sobre todo cuando estamos rodeadas de opciones más fáciles y baratas. Y peor aún si consideramos que somos seres de costumbres.


Lo más recomendable será siempre llevar este proceso de la mano con una nutricionista para que te oriente a tener una alimentación balanceada de acuerdo a tu cuerpo y estilo de vida. Pero la verdad (vamos, hay que ser sincer@s) es que no siempre se puede, y no se trata de decir “bueno, está bien, cuando tenga billete para la nutricionista, ahí recién me pongo en marcha, mientras tanto… nuggetsssss vengan a mí”.


Hay ciertos detalles que podemos implementar de a poco en nuestro día a día, sin dejar de disfrutar... porque ningún extremo es sano 😊 y las mejores aventuras van in crescendo 👌.


Así que te comparto unas 3 ideas que te pueden ayudar a iniciar un cambio a la vez. Porque no hay nada más rico que estar sano

  1. Es tóxico si te da flores pero te trata mal. ¿De qué sirven los lirios, rosas y orquídeas si te maltrata/falta el respeto/no toma en cuenta cómo te sientes/minimiza tus dolores y NO SOLO A TI, también con tu familia? Pasa lo mismo con lo que comemos 🤔 aunque parezca algo distante. ¿De qué sirve que algo se vea buenazo, sacie tu antojo y huela increíble… si en el fondo no te está nutriendo y haciendo bien DE VERDAD? Así que fácil un poquito menos de antojos hará que te sientas mejor (en todo sentido), porque aparte de nutrirte y cuidarte más, todo antojo es más rico cuando no se sacia 24/7 ;) Ningún extremo es bueno para nadie. Vamos paso a paso 💪. Un poquito más de cereales, aceites vegetales y… un poquito menos mantequilla y azúcar.

  2. Menos flojera, más creatividad y energía. La pinta es lo de menos cuando le das importancia a lo que es realmente valioso, ¿no? Pero también recordemos que si te vas a comer/tomar algo, te tiene que provocar 😆 Así que… ¿Por qué no dar un paseo entre los tutoriales de YouTube y recetas en Pinterest? Hay ideas buenazas que te retarán un poco para salir de la flojera y le darán riendas sueltas a tu creatividad. Quién sabe… por ahí que te termina gustando 😍.

  3. No te conformes. ¿Por qué quedarte con algo que bueeeeeh a veces funciona, por ratos te hace sentir pesada e incómoda y sabes que a largo plazo no es sostenible… si puedes tener algo superincreíble? Hay superalimentos que puedes ir incluyendo de a poquitos y no son nuevos en nuestra gastronomía, como las lentejas 🥰 que además de buenazas, tienen fibra, proteínas y su huella de carbono es baja. En Perú tenemos abundancia de superalimentos 😍 conócelos más aquí -> aqui y empieza a amarlos porque estos, además de buena pinta y sanos, son sabrosos 😋.


No hay nada más rico que estar san@

y cuidarte… mientras a la par, cuidas tu planeta ❤



Acerca del autor:


Natsumi Fukuhara es fundadora del blog "Ellas Dicen" , puedes seguirla en instagram y twitter cómo @ellasdicenpe



Si te gustó compártelo en tus redes:

182 vistas
Subscríbete a nuestro boletín sostenible

Recibe el catálogo

de merchandising sostenible

GRATIS

Llámanos: 954 818 565

tienda@tuempresazul.com

Lima, Perú

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
logo-azul-blanco.png

©2018-2020 por Economías Azules S.A.C. - Empaques ecológicos para tu empresa